La intención del GPS

524b7d553ff24s170163_p

Foto de Valencia Informa

Una manera simple de hacer los sueños realidad fue el slogan de la charla “El poder de la intención” del periodista y escritor Julio Bevione, dictada el pasado martes en el auditorio de la Universidad Arturo Michelena (UAM), a los alumnos y al personal administrativo y docente de la casa de estudios. La cita era a las 10:00 de la mañana, tal como lo indicaba el único afiche que promocionó el evento pegado en un pilar a las afueras de la panadería en el Boulevard La Cascada. Quienes buscaban los asientos de las primeras filas acudieron al recinto a las 9:30 am, hora en la que todavía se habilitaba el escenario con cornetas y parlantes.

Al percatarse de la ausencia de las autoridades, quienes lo visitaban por primera vez comparaban el auditorio de la UAM, de aspecto sobrio y al mismo tiempo acogedor, con los interiores de una iglesia evangélica pero con mejores sillas. Otro grupo de estudiantes de Comunicación Social susurraban haber asistido de forma obligatoria a la charla por parte de quien les enseña la cátedra de Sociología.

Gradualmente, las personas que hacen vida en la universidad llenaron la sala, y aquellos que se quedaron sin asiento permanecieron de pie a los costados. A las 10:15 am los decanos de cada una de las escuelas estaban presentes, junto con el rector de la casa de estudios Carlos Herrera y el director de Planta Física, Giovanni Nani.

El frío del aire acondicionado hacía que las personas se abrigaran con sus suéteres o se valieran de sus brazos y manos para darse calor. Olía ligeramente a madera y a una mezcla de incontables fragancias de perfumes femeninos. Luego de unos minutos los profesores excusaban el retraso. Aunque había pasado la hora pautada para la charla, los asistentes no parecían inquietarse, pues estaban rodeados de rostros conocidos. Sus ávidas conversaciones dejaron de entenderse y el bullicio se convirtió en un solo sonido degradado.

Pero minutos después los bostezos comenzaron a contagiarse y los estudiantes se impacientaron. Unos golpes en los micrófonos del podio despertaron a la audiencia. Inmutados, escucharon con atención y asombro el amplio currículo del comunicador Julio Bevione. Curiosamente, al enterarse de que era argentino, la sala se llenó de risas y de comentarios con falsos acentos. El orador, delgado, de estatura mediana y de cabello blanco, es autor de nueve libros, entre ellos “Vivir en La Zona”, “Respira… y Sal de tu Crisis” y “Aceptación, vivir en paz”, fueron los más citados durante el encuentro, que dio inicio a las 10:35 am.

La metáfora del GPS en la mente del ser humano impresionó a los presentes; y tomar como referencia a la alocución españoleta que sirve de voz a estos aparatos se ganó unas cuantas sonrisas. Su idea central es que la vida tiene dos direcciones, una que causa bienestar y otra malestar. Los seres humanos deben preocuparse por lo que pase en su interior y dejarse guiar por la intención de su espíritu, para así respetar la integridad entre lo que son y lo que hacen.

Los estudiantes anotaban las frases y palabras claves de Bevione en sus libretas, al mismo tiempo que asentían con la cabeza en señal de aprobación. Aunque el entusiasmo se había apoderado de ellos, el silencio en el auditorio era absoluto; con rostros reflexivos parecía que cada uno de los asistentes conversara consigo mismo.

A las 11:00 am comenzó la ronda de preguntas. Una ola de manos se alzó por los aires. La reacción sorprendió incluso a quienes pretendían intervenir. En su mayoría los alumnos de Comunicación Social tuvieron el derecho de palabra, pero dos de Psicología y uno de Derecho eyes terminaron el ciclo, a pesar de que todavía quedaban personas con intención de consultar.

Temas como las relaciones humanas, el exceso de autocrítica, el liderazgo, el miedo a fallar y el sentido de no pertenecer eran abordados por lo estudiantes, cuyas inquietudes fueron aceptadas con empatía por el resto de los presentes; quienes sin percatarse de la hora estaban dispuestos a permanecer más tiempo en la charla. No obstante, esta se dio por terminada a las 11:50 am.

Una vez que todos se encontraron de pie, el recinto de dividió en dos. Un grupo de personas se dispuso a salir mientras que recordaban los puntos más resaltantes del evento. Por otro lado, el segundo se aglomeró alrededor de Bevione todavía con el propósito de preguntar, motivados quizás por la idea de hacer sus sueños realidad de la manera más simple: prestándole atención a la intención de su GPS.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s