Orgullo gay


Sí, sé qué hora es. No esperaba tener tantos inconvenientes para escribir mi reportaje final de Periodismo Informativo, pero desde apagones hasta visitas evitaron que publicara este post a tiempo. De todas maneras: ¡Feliz Día del Orgullo Gay!

Con tantos problemas a nuestro alrededor, necesitamos momentos de libertad, y ayer fue un gran día para recordarnos lo libres que somos.  

Admiro mucho a todos los homosexuales que salieron a defender sus derechos de ser tratados como iguales. Y para aquellos escépticos un tanto conservadores, los invito a que piensen en la razón principal que motiva a estas personas a marchar: manifestar su amor. Muy pocas cosas son tan puras y elementales como esa.

Desde hace unos años decidí juzgar a las personas por sus acciones y no religiosamente. Quien hace bien, siempre tendrá mi aceptación, y curiosamente, son más los heterosexuales que conozco que son tan malos como una patada en el estómago. También es curioso, que la igualdad que los gay buscan sea multicolor, entonces esto supone que no se trata de que exista una sola manera de amar,  sino de un mismo respeto a cualquier forma de amor.

Nunca había tenido amigos homosexuales hasta que llegué a la universidad, esto porque Valencia tiene menos tabúes que los falconianos.

Samuel es uno de mis mejores amigos, y es quizás una de las personas más nobles que he conocido. John es un artista con la cámara; el año pasado tuve la oportunidad de compartir trabajos de estudio con él  y es un gran colaborador y pensador.

Tengo tiempo sin ver a Adriana, porque se fue a Colombia, pero créanme cuando les digo que es una mujer luchadora, además de una excelente bailarina de flamenco, rasgo muy valenciano por cierto.  Todos ellos son gente de la buena, no solo por sus valores morales sino que también por su talento.

Habrá colores que nos gusten más que otros, como mi preferencia por el vinotinto por encima del amarillo, pero no puedo imaginarme la vida sin ese color tan brillante. Dios nos hace de una forma porque al final eso definirá el sentido del mundo, así que cada uno de nosotros es una pieza clave.  ¿Qué si todavía es difícil de asimilar, incluso para aquellos que se encuentran dentro del clóset? Pues, dependerá de que aceptemos lo que somos para que la misión que el destino nos puso no muera en el intento de florecer.

Lo falso no encaja, si somos honestos las cosas buenas fluirán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s