¿35 veces más ricos o más pobres?

La renta petrolera en Venezuela fue suficiente para subsidiar la gasolina en años de bonanza. Sin embargo, con la disminución del precio por barril, el privilegio de ser el país con el combustible más barato del mundo puede llegar a terminarse. “Sincerar” su costo significa que el Gobierno ahorría 12 mil millones de dólares anuales. Una decisión como ésta haría que demás productos y servicios también aumentaran, y consigo, el índice de inflación.

Fotografía de La Patilla
Fotografía de La Patilla

Las cuñas para radio y televisión, y la publicación de propaganda en medios impresos, son parte de una campaña gubernamental en la que se incentiva el debate entre los venezolanos, para que conciencien sobre cuál es el monto real de la gasolina. El uso de pequeños comerciantes como imagen, permite al espectador razonar con simples matemáticas que su consumo es 35 veces menor al costo de producción, aspecto que puede impactarlo a pesar de ser un secreto a voces.

No obstante, aunque forma parte de la agenda oficialista el aumento, se desconoce la fecha exacta de cuándo entrará en vigencia el nuevo precio, pues en su discurso, el presidente la República Nicolás Maduro afirma que la población debe prepararse. Esto significa, otro estilo de vida con implicaciones todavía inciertas. Y es que la historia de Venezuela ha demostrado, que este tipo de medidas puede desencadenar un estallido social parecido al Caracazo de 1989.

Lo que pasó hace 26 años todavía permanece en la memoria del colectivo como recordatorio de que no debe volver  a ocurrir. La adaptación progresiva a esta idea va de la mano con la aceptación de que otros productos y servicios elevarán también su monto de venta, y que el poder adquisitivo del venezolano, mermado en los últimos años por la crisis económica, se debilitará.

Es por ello, que esta campaña necesita garantizar o mostrar con honestidad las implicaciones del aumento de combustible para preparar realmente a la población. Por otro lado, se desconoce si la era de los subsidios acabará por completo, o la gasolina estará a la venta a un precio mayor pero no 35 veces más de lo estipulado, pues la fijación de precios en el país obedece a la hipótesis gubernamental de una guerra económica y no a las leyes del mercado mundial.

La situación financiera que atraviesa Venezuela es según empresarios privados por causa de la producción a pérdida, misma tesis que sostiene el Gobierno Nacional cuando decidió lanzar la campaña, mas es desde el gabinete de Nicolás Maduro que a través de la Gaceta Oficial se calculan montos de venta de productos sin la previa consulta de sus costos a las empresas.

La lógica matemática explicada en estas cuñas es acertada para los economistas; sin embargo sugiere un cambio en el modelo económico actual en el que términos como “precios justos” son reemplazados por “sincerizar” y “transición”; esto en la búsqueda de justificar las medidas, que aunadas a la devaluación del crudo y a que el país obtiene 96% de sus recursos por exportación de petróleo, se desconoce si los venezolanos se harán 35 veces más ricos o más pobres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s