Crisis eléctrica afecta producción nacional

El 21 diciembre de 2009, durante el segundo periodo presidencial de Hugo Chávez, se declaró a Venezuela en estado de emergencia energética. La causa inmediata fue la seguía del embalse del Guri que alimenta la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar, debido al fenómeno climático de El Niño.

Crisis-electrica-torres
Fotografía de La Razón

Esto llevó a que se tomaran medidas de racionamiento, hasta que en 2010 terminó la ola de calor y los complejos de generación naturales alcanzaron condiciones óptimas para su funcionamiento.

Sin embargo, los apagones o suspensiones repentinas del servicio continúan actualmente en todo el país, pues de acuerdo a declaraciones del Ejecutivo, el sistema de suministro es presuntamente saboteado por sectores de la oposición que derrochan energía para perjudicar el mandato oficialista; mas miembros de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), aseguraron que no se han realizado las inversiones necesarias para seguir el ritmo del crecimiento eléctrico en la población y además del mantenimiento a la infraestructura.

De acuerdo con información publicada en la página web oficial de Corpoelec, Venezuela requiere de 24 mil megavatios (MW) para atender la demanda. No obstante, el Ministro de Energía Eléctrica, Jesse Chacón, declaró en su Memoria y Cuenta que para el cierre de 2014 solo estaban disponibles 16 mil 97 MW, y que espera un aumento que tope los 18 mil 545 MW, pues los usuarios tienen que reducir el flujo al que están acostumbrados por considerarlo una práctica inadecuada de “conducta consumista”.

Daños irreversibles

Pero el principal problema de los apagones no es generar diatriba nacional sobre nuevos ideales, es realmente su repercusión en el bolsillo del venezolano, pues las fallas de electricidad no solo pueden averiar electrodomésticos de uso personal y familiar, sino que también tienen efectos negativos en el funcionamiento de comercios y de la maquinaria industrial; ambos sectores importantes dentro de la actividad económica y productiva del país.

En los últimos años, el presidente de Fedecamaras, Jorge Roig ha denunciado caídas en la producción debido a cortes no programados que entorpecen los procesos de  manufactura. En el reporte quincenal de Empresas Polar publicado en su portal web, para las últimas dos semanas de abril de 2015 las interrupciones eléctricas generaron pérdidas equivalentes a 266 mil 440 kilogramos de alimentos.

El informe divulgado por Minalba para el mes de marzo de este año, también señaló que los apagones impidieron que fueran envasados 86 mil 882 litros de agua mineral, y que por tanto disminuyera el despacho de productos a clientes de las redes de distribución.

Según la Memoria y Cuenta de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), en 2014 la industria tuvo obstáculos para producir, refinar y comercializar barriles de petróleo, esto a causa de la baja oferta de gas y a las fallas en el sistema eléctrico. Para un país que obtiene 96% de sus recursos por exportación de crudo, es necesario que el flujo de electricidad esté en excelentes condiciones, porque de lo contrario afectaría gradualmente la economía.

Sin operatividad

Durante una transmisión en vivo por Venezolana de Televisión, el vicepresidente de la República, Jorge Arreaza, acompañado por el ministro Chacón, anunció la reducción de la jornada laboral y la autogeneración de grandes consumidores, por lo que la Administración Pública Nacional pasará a un horario corrido de 6 horas de trabajo, a excepción de algunos sectores prioritarios como petróleo, salud, educación y comunicaciones. Esto por la aparición de una nueva ola de calor considerada como la fase inicial del Fenómeno El Niño, la cual continuará hasta junio de este año.

Otras medidas para el control del consumo incluyen la supervisión rigurosa de las instituciones, para verificar el cumplimiento de la nueva jornada laboral y el uso moderado de los equipos eléctricos. Las compañías privadas deben regenerarse de forma independiente en las horas pico; es decir, utilizar plantas eléctricas en lugar de las redes de distribución regulares.

No obstante, miembros sindicales de las diferentes empresas del Parque Energético Venezolano argumentaron que las olas de calor son comunes durante el segundo trimestre del año, por lo que la causa real del nuevo racionamiento es la falta de operaciones preventivas en el sistema.

“Corpoelec abandonó la filosofía del mantenimiento predictivo y correctivo que tenían las empresas eléctricas antes de su unificación”, dijo Ángel Navas, presidente de la Federación Nacional de Trabajadores Eléctricos, en declaraciones emitidas al diario El Universal. El dirigente no comparte las declaraciones del ministro Chacón, sobre que la indisponibilidad de generación se debe a que las plantas tienen muchos años en operación.

Y es que a pesar de que países del continente europeo como España y Francia viven los efectos climáticos de las cuatro estaciones, sus centrales tienen 70 años de funcionamiento continuo; más tiempo que el de las empresas venezolanas inauguradas a partir de 1960.

Según el portal web de La Corporación Norteamericana de Electricidad (Nerc de sus siglas en inglés), cuya industria eléctrica atiende a Estados Unidos, Canadá y el norte de México, la estrategia para abastecer la demanda, esto sin necesidad de medidas de racionamiento, es la creación de monitores de flujo que operan las 24 horas del día para registrar errores, además de la instalación de cables de mayor resistencia, pues el buen uso de un sistema energético se debe a la adecuación tecnológica en los tiempos requeridos y al mantenimiento oportuno de sus redes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s